¿Por qué yo?

Aquí está la clave, por qué soy yo la persona que va a ayudarte.
Empecemos por algo obvio, pero importante.

Todos necesitamos comunicarnos
y sentirnos entendidos y valorados.
Máquina de escribir

¿Te ha pasado alguna vez que quieras decir algo y no sepas cómo hacerlo? Seguro que sí, es normal.

Pero, ¿y si se trata de trabajo y no sabes cómo expresarte, cómo llamar la atención o llegar a tus clientes? Pongámosle solución.

bt_bb_section_bottom_section_coverage_image

¿Sabes? Mi hermana solía decirme una frase que a mí me ponía muy nervioso. Ella decía “yo me entiendo”. Y seguro que ella tenía muy claro lo que quería decir, pero no sabía cómo. Y yo no la entendía, y ella se frustraba, y los dos nos enfadábamos. Y ella me atacaba poniendo a Laura Pausini, Alejandro Sanz y similares a todo volumen, y yo estaba harto de que Marco se ha marchado, del Corazón Partío y de la Soledad.

Sé que a mi hermana no es la única a la que le pasa eso. Puede que a ti también te cueste contar lo que tienes en tu cabeza, lo que haces, lo que vales… En eso te puedo ayudar.

Puedo contar tu historia porque sé cómo hacerlo.

Anda que acabo de inventar la rueda con la frase de arriba eh. Déjame que me explique.

Llevo 25 años metido en el mundo de la comunicación, me di cuenta hace unos días al mirar el primer artículo que publiqué, soy un poco emotivo (por no decir sensiblón), lo confieso.

Siempre me ha gustado contar historias. Desde pequeño me pasaba horas en mi cuarto con el editor de textos delante de mis ojos, con folios que iba llenando de palabras, con cuadernos del colegio en los que me iba de las matemáticas a mis mundos paralelos, con una gran satisfacción para mí, pero no tanto para mis padres al ver mis notas. Qué manía con querer encasillarnos con unos números ¿no crees?

Era de esos chicos tímidos que no se atrevían a pedir un vaso de agua en un bar, de esos que se escondían detrás de la gente. Pero tenía mucho que decir y escribirlo era la única forma que tenía de hacerlo. Y sí, lo reconozco, tenía (y aun tengo) un cajón lleno de cartas, relatos, historias que no me atrevía a que nadie viera.

Tenía mucho que decir, pero no sabía cómo. ¿Te suena?

Así que me puse en marcha y pasé por un periódico, por una televisión, por una agencia… ¡Y por tres ciudades, dos países y dos continentes!

No te voy a decir dónde he estudiado, te voy a decir dónde he aprendido. Porque el movimiento se demuestra andando y eso lo vas a ver cuando empecemos a trabajar.

Semidios

Empecé muy formal, sentado en la redacción primero de Tribuna Universitaria, luego La Gaceta de Salamanca y después en EurActiv.es.

Después me desmelené (curioso que un calvo te diga esto eh). Me pasé al lado oscuro, me fui a una agencia de comunicación y pasé ahí más de diez años. Y ahí hice de todo. Hice informes de reputación online, gestión de crisis, campañas de lanzamiento, discursos, contenidos para webs, organización de eventos, gestión de apariciones en medios… De todo, ya te he dicho.

Y salí de ahí, porque tenía que salir, porque no era mi sitio ni estaba haciendo las cosas como pensaba que deberían ser. Y eso me agotó y me frustró porque no me entendían ni me dejaban dar lo mejor de mí.

Sufrí el tener que trabajar ahogado, sin tener voz propia ni conseguir la atención y el respeto que todos merecemos. Más descolocado que un pulpo en un garaje, que Kiko Rivera en un convento, que un sobre de té en el mueble bar de tus abuelos… Me entiendes ¿verdad?

Me fui y me sentí más libre para hacer las cosas como yo quería. Para sentirme cien por cien satisfecho con cada proyecto que entrego. Para esforzarme en entenderte, porque sé lo mal que se pasa si no se ponen en tu lugar. Para estar seguro de que voy a darte algo de lo que los dos podamos sentirnos orgullosos.

Empecé mi andadura en Salamanca, me marché después para crecer a Madrid, estuve una temporada en Santiago de Chile y ahora estoy de nuevo en Salamanca, que es donde siempre he querido estar. ¡Soy más charro que el hornazo! (Si no sabes qué es el hornazo pregúntame que te va a hacer gracia la historia).

bt_bb_section_bottom_section_coverage_image
Semidios
Imagen decorativa

Al final, en estos
25 años, he trabajado
con muchas empresas,
muchas personas

logorenfe
Logo Innoliva
logocofares
Logo Shogun Salamanca
bt_bb_section_top_section_coverage_image
bt_bb_section_bottom_section_coverage_image
Pulpo
Pulpo

He trabajado por cuenta propia y ajena. Me encantó hacer proyectos grandes como un ciclo de conferencias con la AEDE, ver la reputación en medios de la ex ministra Ana Pastor y el Ministerio de Fomento, estar metido en la gestión de crisis de RENFE y la Fundación Tripartita.

Conocer y contar el trabajo de empresas como COFARES, AFCO, Innoliva, Shogun (…) fue un orgullo y un placer. Estando en campos tan distintos como el sanitario, el aceite de oliva, el cartón o los cómics, todos tenían un denominador común: buenas historias. Como la tuya que está esperando a que le demos caña.

Y los autónomos, como yo, que tenemos que sacar adelante nuestro proyecto y nuestro trabajito nos cuesta. También he trabajado junto a personas como Javier de Andrés, como Raúl Shogun o Paloma García Cuanda, entre otros.

Como ves de
muchos tamaños,
en muchos sectores.
Por eso sé que
vamos a encajar.

logo fer
logo fer

Uy perdona,
no me he presentado,
Soy Fer Población.

En mi DNI pone Fernando, pero prefiero Fer porque me gusta tratar a la gente, a los clientes, como trato a mis amigos: de forma cercana, amena, sincera y honesta. Nada más honesto que hacer lo mejor en cada uno de mis proyectos. Si tú apuestas por mí, yo haré lo mismo.

Fer es (yo soy) un cuarentón con complejo de Peter Pan. Un amante del fútbol que se pierde un partido por ver a un amigo. Un libro de mil páginas que hay que leer en diagonal. Las cosas más serias dichas en broma. Un hombre clásico que llora viendo dibujos animados. Una canción de pop comercial español de los 80 (¡Viva los Hombres G!). Un cabezota, un perro verde, un cero que puede llegar hasta el infinito o más allá. Un hombre a un perro pegado (Kike). Y sí, claro, un enamorado de contar historias.

¿Y sabes? Resulta que ya te he contado la mía, mi historia. Y si has llegado leyendo hasta aquí, será que te ha gustado la manera en que lo he hecho.

bt_bb_section_bottom_section_coverage_image
Mano